La Tercera

Las operaciones en centros de distribución y bodegaje apuntan a incorporar nuevas herramientas para ser más eficientes frente a las nuevas exigencias. A los ya existentes sistemas WMS, los robots serán una realidad más generalizada en algún tiempo más.

El bodegaje es clave para el funcionamiento de la cadena de suministros, y también ha evolucionado a procesos automatizados.

En ese sentido, el principal sistema de gestión de un almacén es un Warehouse Management System (WMS), sistema que permite controlar las operaciones al interior de un centro de distribución, desde la recepción de materiales o productos, hasta el despacho de los mismos, controlando eficientemente todos su flujo operacional, como la recepción, almacenamiento dirigido de productos, ensamblado de kit y promociones, preparación de pedidos en forma eficiente y rápida, auditoría de picking y valor agregado, pre-anden, carga de vehículo y despacho.

Luis Santander, director de la Asociación de Profesionales en Logística APLOG A.G., explica que los sistemas WMS deben funcionar de la misma forma con distintas operaciones y requerimientos. «Por ejemplo, repuesto automotriz; artículos de belleza y perfumes; artículos médicos y medicamentos; alimentos (seco y congelado, envasado y a granel); artículos de vestir; muebles; artículos tecnológicos, y un gran etc.», dice.

A su vez, los requerimientos son: que pueda controlar pallets; cajas; unidades; números de series; número de lote; número de parte; fecha de expiración; fecha de fabricación, por nombrar solo algunos.

«Los WMS trabajan con capturadores de datos con lector de códigos de barras para realizar sus procesos, a los que se les ha ido incorporando tecnología para agilizar estos procesos. Dentro de estas tecnologías podemos nombrar: pick to light, put to light, voice picking, RFID, conveyors, carruseles verticales y últimamente robots«, detalla Luis Santander.

Sistema robotizado.

El director de la APLOG sostiene que la mejora es inminente en esta industria, sobre todo con la incorporación de sistemas robotizados para las operaciones en centros de distribución.

«En un caso así las operaciones logísticas no dependen de personas, sino más bien están sincronizadas por un sistema robotizado que en definitiva va a buscar los productos donde están almacenados y los lleva donde un operador, que empaqueta el pedido y lo deja listo para su despacho», indica Santander.

En tanto, Leonardo Navarrete, gerente Comercial de STG Chile, dice que hoy, la mayoría de los robots de un almacén requieren la participación humana a través de una interfaz de pantalla. Sin embargo, en los últimos meses ha tomado fuerza la interacción por voz. «Esta tecnología aborda los problemas de escasez de mano de obra, consolidando una fuerza laboral más compacta y leal, manteniendo la cadena de suministro en movimiento en un periodo corto», señala Navarrete.

Deja una respuesta